martes, 13 de octubre de 2009

Immergés. Thriller en un submarino alemán.


Immergés. Tomo1. Günther Pulst.
Guión y dibujo: Nicolas Juncker
Editorial: Treize Etrange (Glénat)
56 pág.
Publicado en sept. 2009
13€


GÜNTHER PULST. IMMERGÉS (Sumergidos) Tomo 1. Un thriller dentro de un submarino alemán.

Julio de 1939, Günther Pulst es el jefe de máquinas de un submarino alemán de la armada del III Reich. Con 39 años y un rostro marcado por la vida, Pulst sufre en su interior cada segundo que pasa en ese sumergible del infierno. La promiscuidad, unas condiciones higiénicas deplorables, los olores, el calor, el estruendo de las máquinas, minan su cuerpo y su moral. Completamente paranoico, centra su atención en los detalles más pequeños durante días y días, harto de las bromas picantes de sus camaradas. Es odiado por la mayor parte de la tripulación, golpea a su ayudante, se pasa la mayor parte del tiempo insultando a todo el mundo, pero cumple con su cometido perfectamente. Los domingos, los hombres tiene derecho a pasear por el puente, para respirar un poco. Es gris y desagradable, pero es aire puro. A lo lejos se cruzan con otro U52 que parte en una misión, se divierten burlándose ya que son ellos quienes están de vuelta. Entonces sus colegas les transmiten una noticia por la radio, las SS les esperan en Kiel para un interrogatorio. Un sudor frío recorre la espina dorsal de Pulst. ¿De qué se les acusa? ¿Quién ha denunciado y por qué? Pulst está al corriente de "algo". ¿ Qué pasó en España con el capitán? A su llegada a Kiel, mientras caen grandes copos de nieve, una unidad de las SS revisa el equipaje de cada uno de ellos...


Nicolas Juncker nos presenta una thriller histórico con un ambiente denso y opresivo, no solo por el lugar donde se desarrolla, un submarino, sino por el clima de tensión que se vive en su interior, las disputas intestinas entre la tripulación, un secreto del que sólo unos pocos tienen conocimiento. Una historia que en ocasiones puede llegar a recordar la película "Das Boot" especialmente el protagonista, físicamente muy parecido al jefe de máquinas de la película. Quizás la única objeción es que pese a la originalidad de la idea, de la recreación del ambiente, de los diálogos el resultado es algo confuso, con personajes muy parecidos físicamente, casi todos con barba y en penumbra, con nombres y apodos complicados.

En cuanto al dibujo, Junckers afianza esa claustrofobia con viñetas pequeñas, quizás en exceso, encuadradas en lineas gruesas, nada de planos amplios o vistas panorámicas, colores apagados y grises que resaltan el encierro de sus protagonistas.


Las primeras 10 páginas:










Fuente: PlaneteBD, CoinBD, Telerama, Librairie Critic.

1 comentario:

goodeda1122 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.